La historia del gintonic va pareja al nacimiento de la tónica. ¿Cuando empezamos a mezclar estas dos bebidas para crear una de las bebidas de moda?

Johann Jacob Schweppes, aleman residente en Ginebra (ya es casualidad), inventa la forma de añadir burbuja de dioxido de carbono en el agua envasada en 1783. Se establece en Londres y allí enseguida se pone de moda el agua con gas, acababa de fundarse la marca Schewppe. Tenemos que esperar hasta el siglo venidero, en 1870, cuando se añade quinina a este agua con gas. Esta bebida que servía para combatir enfermedades como la malaria o el paludismo es la tónica.

Los soldados británicos desplazados a la india bebían asiduamente esta bebida para luchar contra las enfermedades tropicales. Ya sea para “mejorar” su sabor, o para festejar sus victorias, lo cierto es que la combinación de tónica y ginebra se puso de moda surgiendo así el afamado gintonic.

Desde ese momento hasta la actualidad el ascenso del gin tonic ha sido imparable. Ginebra, tónica y mucho hielo son indispensables. El resto a tu gusto. Enebro, lima, limón, pepino, fresas y hasta flores se le añaden hoy en día.

Bebedores famosos de gin tonics

  • La Reina Madre, Isabel. Esta longeva reina, vivió 102 años, se dice que era una de las más aferrimas defensoras de la bebida carbonatada. A su muerte se mezclaban ramos de flores con botellas de Beefeater.
  • Winston Churchill. Aseguraba que el gin tonic había salvado más vidas que todos los médicos del Imperio Británico.
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *