Son numerosas las veces en que nos han relatado desde diversas fuentes el peregrinaje al que se han visto sometidos los juegos de casino a través de la historia desde sus comienzos hasta la actualidad. En ocasiones el relato viene acompañado de hechos contrastados, aunque una gran parte de la información irremediablemente se ha de basar en leyendas y conjeturas. Lo cierto es que hasta llegar los modernos juegos online que hoy parecen la clara apuesta de futuro, la historia de los juegos de casino se remonta varios siglos atrás en el tiempo.

DADOS

No parece que haya muchas dudas de que uno de estos juegos que se puede datar como más antiguo es el de los dados. Hay referencias que lo sitúan en Egipto en el año 2.600 A.C., una época en la que se jugaba a algo similar a lo que actualmente se conoce como “craps”. Anteriormente se estima que se usaban unos dados creados con huesos y colmillos de animales, con un aspecto diferente al de hoy, para artes adivinatorias e incluso para decidir sobre sacrificios. La mayoría de las teorías apuntan a que este juego llegó a Europa de mano de los caballeros que regresaban de luchar en las Cruzadas. Fue alrededor de 1.700 que el juego de los dados se extendió a América de la mano de los franceses donde incrementó notablemente su popularidad.

RULETA

Para conocer los orígenes de la ruleta no se necesita retroceder tanto en el tiempo. Pese a que desde la Edad Media se presupone que una especie de ruleta de la fortuna se utilizaba en los campos del conocimiento humano, el origen de la ruleta para los juegos de azar con 36 números (sin el 0) se otorga al matemático francés Blaise Pascal a mediados del siglo XVII. A mediados del siglo XIX su popularidad se disparó de la mano de los hermanos Blanc con su apertura del Casino Kursaal en la ciudad alemana de Bad Homburg con la novedad en su ruleta del número 0. Su rentabilidad para los casinos fue tan notoria que comenzó a circular el rumor de que sus inventores habían hecho un pacto con el diablo, teoría que popularmente se reforzaba al notar que la inquietante cifra resultante de la suma de todos los números de la ruleta es igual a 666. La concesión de juego en Mónaco para François Blanc en 1863 hizo de Montecarlo la capital mundial del casino. Posteriormente la ruleta presentaría otras versiones con ligeros cambios como el añadido del doble o triple cero (representado por un águila) en los Estados Unidos.

BLACKJACK

Hablando de los juegos de azar no podía faltar el blackjack, sin duda el juego de cartas por excelencia (con el permiso del póker) y uno de los juegos de casino más carismáticos. Sus primeras referencias aparecen como el juego de la veintiuna en el libro “Rinconete y Cortadillo” publicado por Miguel de Cervantes en 1613, aunque también hay datos en libros de 1.440 de un juego denominado trente-un (treinta y una) en el que los historiadores no se ponen de acuerdo si tiene relación directa o no con la veintiuna. A pesar de su aparente simpleza (cualquiera puede aprenderlo en 5 minutos), el blackjack encierra unas posibilidades de análisis y estrategia infinitas y por ello han sido numerosas las publicaciones literarias y cinematográficas con referencia al mismo. Ilustres personajes de la historia sucumbieron a los encantos de  este juego, como el caso de Napoleón Bonaparte que mataba sus días durante su encierro en la isla de Elba jugando a la veintiuna.

En el siglo XIX el juego viajó a Louisiana y Nueva Orleans de la mano de los franceses convirtiéndose en la estrella de los casinos. A medida que crecía su popularidad también lo hacía el interés por descubrir nuevas estrategias y el análisis de probabilidades tomó un protagonismo absoluto entre los grandes jugadores. Por otro lado apareció el recuento mental de cartas por parte de algunos de los jugadores más sagaces, algo que no está bien visto por los casinos y que estos no permiten, aunque en la actualidad las máquinas de barajar hacen casi imposible ese difícil arte. Un ejemplo de esta práctica de recuento de cartas se hizo muy popular en el cine de la mano del personaje de Dustin Hoffman en Rain Man, en la que un chico autista era capaz de desbancar a los casinos mediante el conteo, situación que es justo señalar que no se ajusta mucho a la realidad. Hoy en día los casinos modifican sus reglas para el blackjack hasta el punto que pueden ser diferentes en distintas mesas, aun dentro del mismo local. Sin duda es uno de los más famosos juegos de mesa.

MÁQUINAS DE AZAR

Y para finalizar, el que puede completar la serie de juegos de azar que hoy pueblan los casinos, las máquinas tragamonedas. Estas se comenzaron a desarrollar a finales del siglo XIX en Inglaterra y Estados unidos, si bien no han dejado de evolucionar hasta nuestros días.  La Liberty Bell fabricada por Charles Fey que consistía en 3 rodillos y una palanca que los hacía girar, se convirtió en el referente de las mejores máquinas tragamonedas durante gran parte de su existencia.  Hoy en día las maquinas digitales y con complejos programas informáticos son capaces de registrar todos los valores de monedas que se introducen y se dispensan en premios para calcular con exactitud la rentabilidad para la casa y las recompensas que deben efectuar.

Estos juegos y algún otro son actualmente las joyas de los casinos siempre y cuando hablemos de jugar contra la banca, cuando la contienda nos enfrenta a otros jugadores que duda cabe que la estrella no es otra que el póker.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *